jueves, 19 de julio de 2012

Mi metamorfosis




Es éste caparazón, que oprime, como un manto que derrumba los cimientos de la posibilidad. Y mis sueños, se derriten, así como si nunca pudiese soñar. Y mis ojos, como apagados, así como si hubiesen perdido la razón que, he de suponer, algún día tuvieron. 


Vivo en la inopia de correr hacia una pared que me cierra. No me quedan más que las palabras, con las que vuelo. Las palabras, que me curan. Sin ellas, qué miedo, de pensarlo, quizás sería un cuenco vacío. Y es ese temor, el de estar convirtiéndome en un conformista de las horas bajas. No, no quiero ser feliz en la antesala de mi funeral. Quiero escapar de aquí, cuanto antes, ya llego tarde a la libertad que me he ganado. Pero, razono, no es fácil. No es fácil vivir, por desgracia. Y no vivir de seguir respirando, sino vivir de decir "No quiero morir, no todavía". Así que, naveguemos, un rato, por estas líneas. Voy a dejarme llevar hasta donde empiecen a cansarme los acentos y termine, con un punto y final, este delirio.


No quisieras tú, acompañarme, por estos sitios tan distintos y distantes, que ni recuerdo ni creo haber conocido, pero que quiero explorar hasta ser parte de ellos. Y, creo quizá, que ese es otro de mis mayores auxilios, aparte de escapar, el hecho de que tú vengas conmigo. Y perdernos en nosotros, en el mundo que creemos. Perdernos en el tiempo, al que nunca llegaremos tarde. Escapar, suena tan divino. Quizá la posibilidad de ser dioses de nuestro propio destino. Suena demasiado a un ojalá de humo. 


Y, mientras tanto, aquí parado, caminando a dedos por los temores y deseos que me nacen en la cima de mi humanidad, quiero escalar la etapa de mi vida en la que soy sólo desear cosas que nunca llegan. Quiero llegar al presente de mirarme al espejo y decir "Vaya, te envidio" y luego sonreír diciendo "Somos el mismo". 


Y, mientras tanto, la verdad es que me muero. Y no morir de "Mi vida se está consumiendo", pues de ese morir todos somos partícipes, sino un morir de "Mi vida no me está convenciendo". Podría suicidarme de todos esos miedos, pero creo que forman parte de mí, igual o tanto como mis sueños. Así que he de vivir a tientas, sin la intención de encender la luz y ver a los monstruos. 


Sólo sé que quiero escaparme de este pasado. De este presente que tan en cuenta tiene lo que he sido. Quiero escaparme de mí, de todo lo que he vivido, y quiero que mi recuerdo sea únicamente la suma de esas cicatrices que me han quedado; de todas esas batallas que he perdido. O, de aprender de ellas, quizás ganado.


Pero mañana seré los mismos errores. Las mismas coordenadas de un mapa en el que no sé encontrarme. Me he perdido. Y, tan olvidado, es complicado llegar allá a donde no llega ningún camino. Necesito algo de tiempo, algo de distancia. Algo de encontrar dentro de mí las provisiones para tan ardua y dificultosa campaña. Respiro hondo. 


Mi metamorfosis comienza en este mismo instante.  


13 comentarios:

  1. ...morir de 'mi vida no me está convenciendo'...

    podría denunciarte por robarme pensamientos.. pero leerlos escritos por otras manos me hace sentir un poco menos incomprendida.

    ResponderEliminar
  2. Ni las palabras tenía Gregorio Samsa. Le salvó la muerte, le salvó la manzana.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta. Mejor que la anterior, incluso.. bravo.. te seguire leyendo ;) @sergioroom

    ResponderEliminar
  4. Yo también quiero escaparme del pasado. Me encanta la entrada..

    ResponderEliminar
  5. Tengo muchas ideas desordenadas en la cabeza. Las has juntado ahí arriba. Bravo. Me encanta. Me animas a cambiar. Gracias.

    _Bluedom

    ResponderEliminar
  6. Me gustaría no parecer otro comentario más, pero no sé como evitarlo.
    Por lo de ahora no te voy a halagar, ni a arrastrarme mucho, porque más que nada los dos sabemos que lo haces bien (esto de llorar palabras) y porque a los "amores platónicos" (diciéndolo con gracia) también hay que ponérselo difícil.
    Espero que me encuentres.
    También que te cause curiosidad.
    Pero no suelo esperar nada, así que tampoco te acostumbres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos hemos encontrado muchas veces, aunque no lo sepamos.

      Eliminar
  7. Solo finges buscar a alguien como tú, pero con esa parsimonia solo te encontrarás a ti mismo. Seguro que eso te ayuda mucho más. O no tan seguro. Ya nos contarás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Jamás pertenecería a un club que tuviese a alguien como yo de miembro."

      Eliminar
    2. Pues si estuvieses, estaríamos...

      Eliminar
  8. Buena entrada. Siempre decims q tenemos que cambiar. No podemos ser felicesasi? Total cuando cambiemos (si lo conseguimos) tb estarems a disgusto xq sacarems nuevas pegas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no leíste con atención.....

      Eliminar
  9. Me gustó muchísimo tu escrito.. no sé como llegué hasta acá pero seguro no será mi primera visita.
    Saludos desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar