sábado, 16 de febrero de 2013

Teoría de la relatividad


Quería romperse, empezarse de nuevo, intentarse mejor, pues su vida no le había salido bien. Quería suicidarse de todos aquellas cicatrices que le marcaban, de todos aquellos miedos que le impedían dormir, de todos aquellos quizás que nunca sucedieron. Quería darse una segunda oportunidad, pero no podía, o no sabía; y siempre se le terminaban acumulando las ganas, en una esquina, llenándose de polvo. Y lo único que podía hacer era mirar por alguna ventana, el mundo girar, cambiar, mientras su vida se ahogaba en la monotonía de lo gris, de lo solitario, de todos aquellos errores que entraban sin llamar a la puerta. Se volvía, poco a poco, en nada. Se consumía, como un cigarro, en los labios del tiempo, que es un fumador compulsivo.  

5 comentarios:

  1. Que bonito el post, en serio. Escribes muy bien y tus tweets son muy buenos. Me alegro de seguirte en twitter, yo tambien soy muy cinefilo jaja! Sigue asi :)

    ResponderEliminar
  2. Quizá si definitivamente se rompe del todo pueda volver a empezar.

    ResponderEliminar
  3. Es como si describieses mi vida, no se si alegrarme por verme reflejada en un relato tan bueno o entristecerme por su significado.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar