sábado, 15 de mayo de 2010

Ya no somos los de antes


 
Ya no somos los de antes. Ni siquiera somos los de ahora. Nosotros, que hemos vivido tantos sueños derrumbarse. Nosotros, que hemos tenido tanta sangre entre las manos.

Ya no somos los de antes. Y cuánto tiempo pasará hasta que lo entendamos. Cuántas noches de miradas vacías y sonidos distantes; cuántos amaneceres teñidos de negro. Cuántos fantasmas del pasado, que convertirán nuestras risas en charcos de agonía. Y me arrepiento, pues no soy el mismo. Y sólo me reconozco cuando tengo miedo, y se marcan en el pecho, los temores. Cuando la razón pende de un hilo, y despierto por las noches, enfurecido.

Sólo me reconozco cuando hago como si no te entiendo, y me muero por besarte y pedir que escapemos de éste mundo, que no hace más que girar lo suficientemente rápido como para tenernos quietos; y así lo hacemos.

Qué cobardes nos hemos vuelto. Hoy, que nos callamos porque sabemos que la mentira hunde sus uñas con descaro. Porque por mucho que sepamos de su existencia, no hacemos nada para destruirla; ella paga nuestros placeres y caprichos. La mentira, que nos viste para el baile de disfraces cotidiano.

Mañana, seguiremos siendo marionetas del teatro; cometas del viento huracanado de tus caricias. Falto de contacto, que tu dedo apresurándose por mi espalda, notará. Sólo un conjunto de significados y significantes. De palabras sin sentido que formarán tu nombre en la distancia. Y yo lo pronunciaré por si te veo, y lo oyes, por si nos vemos, y coincidimos en una mirada. Por si tú también me buscas y tengo suerte, y me voy a casa con tu mano en mi bolsillo, o tu mano sobre la mía, como si fuésemos amantes, en este mundo de secretos.

Un mundo de puertas sin cerradura que nunca he abierto. De espejos que humedezco con el vaho de tu boca y donde luego escribo nuestros nombres, que duran en borrarse lo que tardo en darme cuenta de que te necesito; de que te necesito sin entenderlo, quizás, sin querer saberlo. Yo y la necesidad que tengo de ti.

 Ya no somos los de antes.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario